Desde hace siete años Laura y Fede viven en San Francisco de Bellocq, un pueblo rural en donde viven unos 600 habitantes. Está ubicado a 550 kilómetros del Obelisco y pertenece al partido de Tres Arroyos. Juntos crearon Cuentos en las Orejas, un dúo de narración oral. Además adaptaron la bicicleta para dar funciones de kamishibai una técnica de narración oral del antiguo Japón. Laura y Fede recorren casa por casa contando cuentos a quienes necesiten compañía.

“El pueblo en donde vivimos con nuestrxs hijxs Almendra y Tilo es tan pequeño que solo tiene un jardín de infantes, una escuela primaria, una secundaria, una biblioteca, un club. Solamente uno de cada uno. Nos gusta viajar por el interior del país recorriendo escuela, bibliotecas populares, teatros y en cada lugar hacemos funciones y brindamos talleres y capacitaciones. Este año, con la pandemia pensamos alternativas diferentes para poder seguir contando historias y así poder seguir compartiendo nuestro trabajo.

Se nos ocurrió hacer videos de los trabajos que antes hacíamos en vivo. Representamos obras con las manos de los diferentes momentos de las crianzas de los niños y las niñas que acompañan a madres y padres que hoy están en casa. Así representamos el momento del cambio de pañales, el momento del baño, de las comidas.

Además adaptamos nuestra bicicleta para contar historias en kamishibai puerta a puerta. Con el objetivo de llegar a aquellos que están necesitando compañía (personas de la tercera edad y niños y niñas que no están pudiendo asistir de manera presencial a la escuela) con el debido protocolo contamos cuentos. Colocamos las láminas en un teatrillo de madera llamado butai mientras narramos las historias. Luego lo grabamos y los subimos a las redes para llegue al interior del país y del mundo y así de alguna manera sentimos que seguimos viajando con nuestros cuentos».