Un equipo de botánicos de la Universidad de Columbia Británica (Canadá) y de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU) descubrió por primera vez en cerca de 20 años una nueva especie planta carnívora. Se trata de la ‘Triantha occidentalis’, la cual se distribuye en la costa oeste de Norteamérica, ocupando un territorio que va desde Alaska hasta California.

El nuevo hallazgo, de acuerdo a un estudio publicado en línea este lunes en la revista PNAS, representa apenas el decimosegundo linaje independiente de planta carnívora que ha sido documentado por la ciencia. Asimismo, es el cuarto caso de carnivoría identificado entre las monocotiledóneas, una de las principales clases de plantas con flores.

Entre las monocotiledóneas, la Triantha es la única especie que posee un mecanismo «de trampa pegajosa», el cual, a diferencia del resto de las plantas carnívoras, está situado junto a las flores. «A primera vista, esto parece un conflicto entre la carnivoría y la polinización, porque no quieres matar a los insectos que te están ayudando a reproducirte», comentó Qianshi Lin, coautor de la investigación.

No obstante, únicamente aquellos insectos que no intervienen en el proceso de polinización son atrapados, mientras que las abejas o las mariposas, indispensables para la reproducción de la planta, aparentemente no se ven afectados por las excreciones pegajosas. «Creemos que Triantha es capaz de equilibrar la carnivoría con la polinización porque sus pelos glandulares no son muy pegajosos y solo pueden atrapar a los mosquitos y otros insectos pequeños, de modo que […] sus polinizadores no son capturados», explicó Tom Givnish, otro de los coautores.

Con el fin de comprobar los hábitos carnívoros de la nueva especie, durante las investigaciones ‘in situ’ los botánicos alimentaron a un grupo de Trianthas silvestres con moscas de la fruta marcadas con un isótopo estable de nitrógeno-15, lo que le permitió al equipo rastrear el nutriente a medida que era absorbido por la planta, descubriendo que estas obtienen hasta el 64 % del nitrógeno de los insectos, un porcentaje promedio para las plantas carnívoras.

Del mismo modo, los científicos descubrieron que las glándulas de la nueva especie que producen la sustancia pegajosa para atrapar a sus presas también son las encargadas de producir fosfatasa, una enzima digestiva usada para descomponer los nutrientes fosforados de sus presas, característica que las diferencia de otras plantas carnívoras que dependen de otros microorganismos para poder digerir a los insectos capturados.

Tras el descubrimiento, los científicos planean extender sus investigaciones en otras especies de Triantha distribuidas ampliamente en territorios cercanos a grandes centros urbanos en EE.UU. y Canadá con el objetivo de identificar hasta qué punto está extendida la carnivoría entre este género. «Parece probable que haya otros miembros de este grupo que resulten ser carnívoros», apuntó Givnish.

Fuente: RT