Las autoridades estadounidenses declararon el miércoles la extinción permanente de 23 especies, entre ellas el pájaro carpintero de pico de marfil, una de las aves más majestuosas de Estados Unidos y que solía encontrarse en los pantanos de Arkansas, Luisiana, Misisipi y Florida. Desde 1944 que no se ha visto un ejemplar de este animal.

Entre las 23 especies que los científicos han perdido la esperanza de ver con vida se encuentran otra ave, la reinita de Bachman, dos tipos de peces de agua dulce endémicos de Ohio y Texas, ocho clases de mejillones del sureste del país y una planta.

El Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre norteamericano “ha determinado que estas especies se extinguieron”, por lo que se ha iniciado el proceso para eliminarlos de la lista de especies en peligro. El informe añade que esta noticia “subraya cómo la actividad humana puede llevar a las especies al declive y a la extinción, contribuyendo a la pérdida de hábitat, a la sobreexplotación y a la introducción de especies invasoras y enfermedades”, reza el comunicado.

“Se espera que los efectos crecientes del cambio climático agraven aún más estas amenazas”, añade el documento. “Con el cambio climático y la pérdida del hábitat natural, cada vez más especies están al borde de la desaparición, por ello es el momento de ser más proactivos e innovadores en los esfuerzos para salvar la fauna de Estados Unidos”, indicó la secretaria de Interior, Deb Haaland, en un comunicado.

El pájaro carpintero de marfil, perteneciente a la familia Picidae, tenía el plumaje blanco y negro, con una cresta roja en los machos, y medía unos 50 centímetros. Fue clasificada como especie en peligro en 1967, principalmente por la desaparición de los bosques que constituían su hábitat y por las capturas desmedidas para coleccionistas.

La última vez que fue visto un ejemplar de esta especie fue en abril de 1944 en el noreste de Luisiana.

Estas 23 especies fueron clasificadas como amenazadas en la década de 1960, demasiado tarde para ser salvadas, señalaron las autoridades. La lista incluye también once especies endémicas de Hawái y la isla de Guam, entre las que hay varias aves y una especie de murciélago.

Los animales que viven en las islas están más fácilmente amenazados debido a su aislamiento. Más de 650 especies de plantas y animales de Hawái y las islas del Pacífico están amenazadas, más que cualquier otro estado del país. Los científicos de la agencia señalaron, no obstante, que los esfuerzos de protección son efectivos, y recordaron que desde 1975 casi medio centenar de animales han salido de la lista de especies protegidas, entre ellas el águila calva o el pelícano pardo.

Con información de EFE y AFP