Todavía falta para que los sellos negros aparezcan en los paquetes de alimentos y se puedan ver en las góndolas. Si bien la Ley de Etiquetado frontal ya fue reglamentada, los plazos para su implementación son largos: recién en enero próximo deberían aparecer los primeros envases con los famosos octógonos. Mientras tanto, quienes quieran acceder a esta información podrán hacerlo a través una calculadora de nutrientes que lanzó la Anmat para chequear si un alimento tiene o no sellos negros o algún otro tipo de advertencia.

La Calculadora de Nutrientes de la Anmat permite saber cuáles son los alimentos envasados que deberían llevar los sellos de advertencia en sus paquetes. Para usarla, hay que tener a mano el producto para ingresar la información descrita en la tabla nutricional que suele encontrarse al dorso del envase.

«Esta herramienta, de acceso público y abierto, permite realizar los cálculos oficiales que indican cuáles son los productos cuyos nutrientes críticos son iguales o superiores a los límites definidos en la Ley», indicaron desde el organismo al presentar la iniciativa.

Calculadora en acción
La calculadora se encuentra en el sitio de la Anmat. Allí hay que seleccionar entre alimento o bebida alcohólica y luego completar los datos relativos a la porción, kilocalorías, azúcares, grasas totales y saturadas, sodio y si contiene o no edulcorante y/o cafeína. Todos estos datos se encuentran en la tabla de nutrientes, que por ley deben llevar los alimentos envasados.

Por ejemplo, un turrón dulce, de los que se suele comer en las fiestas, que declara una porción de 50 gramos, con 250 kilocalorías, 14 gramos de grasas totales y 8 gramos de azúcares totales llevaría los sellos negros con advertencias de exceso de azúcar, exceso de grasas y excesos de calorías.

Un paquete fideos, 100 por ciento trigo candeal, que declara para la porción de 80 gramos unas 267 calorías, 0,8 gramos de grasas totales y 8 miligramos de sodio, en cambio, no llevaría en su dorso ningún sello negro.

Unas galletitas de chocolate, que se presentan como cookies para niños y declaran en su frente que están hechas con 100 por ciento harina integral orgánica, azúcar orgánica y aceite de girasol alto oleico, también orgánico, llevaría también los sellos negros de exceso de azúcar, exceso de grasas y exceso de calorías. La porción de 5 galletitas presenta 118 calorías, 7,3 gramos de azúcar y 4,8 gramos de grasas totales.

Unas galletas de arroz, de paquete verde, color que la industria alimentaria instaló como asociado a la comida light o saludable, declara una porción de 30 gramos con 114 kilocalorías, 0,5 gramos de grasas totales y 283 miligramos de sodio. Este paquete llevaría el sello con la advertencia de exceso de sodio.

Por último unas galletitas de salvado, que se anuncia con “nueva receta, ahora con más salvado”, que declara para una porción de 6 galletitas 119 kilocalorías, 1,2 gramos de azúcares, 3,8 gramos de grasas totales y 232 miligramos de sodio, llevaría el sello negro con la advertencia de exceso en sodio.

Información clara y a la vista
«Esta herramienta gráfica permite el acceso a la información nutricional de manera más sencilla, clara, visible, precisa y no engañosa, con el fin de conocer lo que se elige comprar y consumir», señalaron desde la Anmat.

La Ley 27.642 de Promoción de la Alimentación Saludable, más conocida como ley de etiquetado frontal, fue aprobada por el Congreso el 26 de octubre pasado luego de una larga campaña llevada adelante por organizaciones que promueven la alimentación saludable. El objetivo de esta ley es brindar a los consumidores información clara a través del etiquetado en octógonos.

Estos sellos negros dejarán en claro si un producto tiene exceso en azúcares, sodio, grasas o calorías, más allá de las frases de marketing que utiliza la industria para promoverlos.

Fuente: P/12