El mayor desafío del Gobierno en materia económica es contener los aumentos de precios, principalmente, en los alimentos, que subieron un 7,5 por ciento, en febrero, y acumularon más de un doce, en lo que va del año. Por eso, se retrotrajeron los valores de 580 productos básicos al 10 de marzo pasado y se armó una canasta de 60 artículos para los comercios de cercanía. Ante este complejo escenario en que los alimentos empujan la inflación, Radio Universidad se comunicó con el vocero de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), Agustín Suárez, quien destacó el sistema de producción y comercialización de la entidad, que vende alimentos a valores muy por debajo del promedio.

“Venimos trabajando con esta estructura hace varios años, demostramos que se puede tener estos precios, y no sólo en frutas y verduras, sino, también, en otros rubros, como carnes y lácteos”, expresó, y aseveró: “Tenemos el kilo de asado en 790 pesos, y, por octubre o noviembre del año pasado, lo teníamos a 750”. Por eso, indicó: “La producción y comercialización que tenemos no llega a abastecer a las 18 millones de personas de Capital Federal y el Conurbano bonaerense, pero le decimos al Gobierno que tenemos algunos esquemas que se pueden replicar y, si esto se toma como política pública, se puede masificar”.

En ese sentido, señaló que una de las propuestas del sector es generar “acuerdos de precios entre los productores”. “Si nosotros establecemos qué precio es justo en relación a la estructura de costos, en asambleas con las familias productoras, ahí es donde se podría lograr mantener un precio durante tres o cuatro meses”, agregó Suárez. No obstante, remarcó que, en el caso de que se alterara la estructura de costos, como suele ocurrir en la mayoría de los sectores, la UTT produce “de forma agroecológica”, por lo que se logra independizar “de muchas variables”.

“Por eso, decimos que la agroecología puede ser una herramienta de cambio estructural ante la inflación”, aseguró asimismo, aunque reconoció: “Hay muchas variables, no podríamos transformar esto entre hoy y mañana porque hay intereses fuertes, pero es necesario hacer algo porque, de otra forma, la inflación nos come a todos”. “Estamos en un momento crítico de aumentos en los precios de los alimentos”, concluyó.

FUENTE: UTT