Desde hace más de una década el palo santo exportado desde el norte argentino y Paraguay tiene altas cotizaciones en el mercado chino, donde se pagan fortunas por la dura, fina y perfumada madera con la que se fabrican desde urnas funerarias y piezas artísticas hasta pisos de parquet para suntuosas residencias, yates y cruceros.

Su veteado precioso e irregular, el brillo suave, la textura fina y densa, así como los diferentes matices de la albura amarillenta y del duramen verde-parduzco, mueven la elevada demanda del palo santo (Bulnesia sarmientoi).

Desde junio de 2010, cuando se lo incluyó en el apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (Cites), rigen estrictas normas y procedimientos para su exportación.

La Cites exige planes de manejo, certificaciones de extracción no perjudicial y controles de trazabilidad para poder embarcar rollos o formas industrializadas de palo santo a los mercados internacionales.

La Nación, responsable de la entrega de los certificados Cites, y las tres provincias con palo santo -Salta, Chaco y Formosa- tienen mucho por hacer para que su protección sea real y efectiva.

La adecuación de normativas provinciales es una asignatura pendiente. La instrumentación de las guías digitales es otra medida que espera ser aplicada para evitar el tráfico ilegal de la especie protegida.

La presión extractiva es alta y la especie endémica de la región chaqueña es de muy lento crecimiento.

En estudios científicos quedó demostrado que un árbol de palo santo necesita al menos 100 años para alcanzar 45 centímetros de diámetro en la base de su tronco.

Para lograr una efectiva protección de la especie forestal también deberían analizarse alternativas para evitar que pobladores originarios sigan siendo usados por empresarios madereros para talas clandestinas en las que los explotan a cambio de comida.

En zona roja amarilla y verde
En Salta la distribución del palo santo está contenida dentro de las tres categorías establecidas en el ordenamiento territorial de bosques. En el mercado doméstico su explotación está dirigida, principalmente, a la obtención de postes para alambrado, rodrigones para la implantación de vides y la elaboración de carbón vegetal.

La otra pandemia
El pasado 5 de junio, pobladores de la zona de San Bernardo, un paraje de Santa Victoria Este localizado dentro del área de los lotes 55 y 14, denunciaron que la tal ilegal de palo santo es otra pandemia en el chaco salteño.

Hicieron llegar a El Tribuno un video donde se veían más de 1.000 rollizos acopados a solo 150 metros de la escuela de San Bernardo, listos para ser sacados en camiones. “Están a la vista de todos, pero los policías no los ven o tienen instrucciones de no verlos”, cuestionaron y afirmaron que en la zona todos saben quiénes están detrás de la tala indiscriminada.

Señalaron entre los responsables a un maestro bilingüe de la zona. Días atrás, con los postes retirados del lugar, empezaron a preguntarse “dónde terminaron”.

FUENTE: El Tribuno de Salta.