Reducir a la mitad el uso de pesticidas químicos antes de 2030. Es uno de los principales objetivos de las nuevas reglas presentadas este miércoles por la Comisión Europea, para reducir por ley el uso y el riesgo de plaguicidas en la UE, de acuerdo con la “estrategia de la granja a la mesa, que establece un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente”.

Las nuevas reglas introducen objetivos vinculantes en la UE para reducir en un 50% el uso y el riesgo de plaguicidas químicos así como el uso de plaguicidas más peligrosos de aquí a 2030. “Los Estados miembros deberán establecer sus propios objetivos de reducción dentro de parámetros claramente definidos, así como sus propias estrategias para garantizar que el objetivo a escala de la UE se alcance de forma colectiva”, afirma Bruselas.

La Comisión también presenta nuevas reglas para que el control de plagas sea respetuoso con el medio ambiente y “garantizar que todos los agricultores consideren los métodos alternativos de control de plagas en primer lugar, y que los pesticidas químicos se usen como último recurso”.

El Ejecutivo comunitario también propone la prohibición del uso de todos los pesticidas en áreas sensibles (y dentro de los 3 metros de estas áreas), como como parques o jardines públicos, áreas de juego, terrenos recreativos o deportivos, caminos públicos, así como áreas ecológicamente sensibles.

De la mano de esta regulación, la Comisión Europea propone que los agricultores reciban el apoyo de la Política Agrícola Común (PAC) en esta transición: “Durante 5 años, los Estados miembros pueden utilizar la PAC para cubrir los costes de los nuevos requisitos para los agricultores”.

Las nuevas normas se recogerán en un reglamento, que es directamente vinculante para todos los Estados miembros.

Bruselas insiste en que existen importantes riesgos para la salud de los ciudadanos relacionados con el uso de plaguicidas químicos, especialmente para aquellas personas que los utilizan, pero también para los grupos vulnerables y los niños. Los pesticidas químicos pueden tener efectos dermatológicos, gastrointestinales, neurológicos, cancerígenos, respiratorios, reproductivos y endocrinos.

La alta exposición ocupacional, accidental o intencional a pesticidas puede resultar en hospitalización y muerte. Ya en 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que anualmente se producen alrededor de un millón de casos de intoxicaciones no intencionales con plaguicidas, lo que provoca aproximadamente 20.000 muertes. Una revisión reciente estima que alrededor de 385 millones de casos de intoxicaciones agudas no intencionales con pesticidas ocurren anualmente en todo el mundo, incluidas alrededor de 11.000 muertes.

Cada año entre 2013 y 2019, se detectaron pesticidas por encima de su umbral de efecto en entre el 13% y el 30% de todos los puntos de control de aguas superficiales de los ríos y lagos europeos.

En áreas agrícolas, el uso de algunos pesticidas químicos contribuye a la disminución de polinizadores que son necesarios para alimentar a una población mundial en crecimiento. El 75% de los tipos de cultivos alimentarios mundiales dependen de la polinización animal y el 50% de la tierra en la UE cultivada con cultivos dependientes de polinizadores ya se enfrenta a un déficit de polinización.

En la UE, hasta casi 15.000 millones de euros de la producción agrícola anual de la UE se atribuyen directamente a los insectos polinizadores. El 10% de las especies de abejas y mariposas en Europa están al borde de la extinción, y el 33% de ellas están en declive.

A pesar de su importancia, la naturaleza de Europa se encuentra en un declive alarmante con más del 80% de los hábitats en malas condiciones. Los humedales, las turberas, los pastizales y los hábitats de dunas son los más afectados. En Europa occidental, central y oriental, los humedales se han reducido en un 50% desde 1970. El 71% de los peces y el 60% de las poblaciones de anfibios han disminuido durante la última década. Entre 1997 y 2011, la pérdida de biodiversidad representó una pérdida anual estimada de 3,5 a 18,5 billones de euros.

Restaurar los ecosistemas
La Comisión Europea también ha presentado este miércoles una propuesta de ley para la restauración de la naturaleza, “para apoyar la recuperación de ecosistemas degradados, dañados o destruidos y recuperar más naturaleza y biodiversidad en todas partes, desde tierras agrícolas y forestales hasta entornos marinos y espacios urbanos”.

El coste económico de la degradación de la naturaleza “es notablemente alto”, calcula la Comisión Europea: “El coste de la degradación del suelo de la UE, por ejemplo, supera los 50.000 millones de euros al año. Los beneficios de la restauración de la naturaleza, por el contrario, superan con creces los costes. La restauración de los ecosistemas marinos permitirá que las poblaciones de peces se recuperen, revertir la disminución de los polinizadores beneficiará a la agricultura y los bosques con mayor biodiversidad serán más resistentes al cambio climático”.

Otro ejemplo: los beneficios para la salud, la resiliencia económica, la recreación de la restauración de turberas, marismas, bosques, brezales y matorrales, pastizales, ríos, lagos y humedales costeros se calculan en más de 1,8 billones, con costes de alrededor de 150.000 millones.

¿Qué acciones se prevén?

En relación con los ecosistemas naturales y seminaturales: Mejorar y restablecer hábitats a gran escala y recuperar poblaciones de especies mejorando y ampliando sus hábitats; revertir la disminución de abejas, mariposas, abejorros y otras poblaciones de polinizadores de aquí a 2030, y permitir que las poblaciones de polinizadores comiencen a aumentar nuevamente, con una metodología para el monitoreo regular de polinizadores; alcanzar una tendencia positiva para la madera muerta en pie y tumbada, bosques de edad desigual, conectividad forestal, abundancia de aves forestales comunes y reserva de carbono orgánico; que no haya pérdida neta de espacios urbanos verdes de aquí a 2030, se produzca un aumento del 3% en el área total cubierta por espacios urbanos verdes de aquí a 2040 y un aumento del 5% para 2050; que haya un mínimo del 10% de cobertura arbórea urbana; y una ganancia neta de espacios verdes urbanos que se integran en edificios nuevos y existentes y desarrollos de infraestructura.

Ecosistemas agrícolas: Aumentar las mariposas de los pastizales y las aves de las tierras de cultivo, la reserva de carbono orgánico en los suelos minerales de las tierras de cultivo y la proporción de tierras agrícolas con características paisajísticas de gran diversidad; restaurar el 30% de las turberas drenadas bajo uso agrícola para 2030; y 70% para 2050.

Ecosistemas marinos: Restauración de hábitats marinos como pastos marinos o fondos de sedimentos que brindan beneficios significativos, incluso para la mitigación del cambio climático; y restaurar los hábitats de especies marinas icónicas como delfines y marsopas, tiburones y aves marinas.

Conectividad fluvial: Identificar y eliminar las barreras que impiden la conectividad de las aguas superficiales, de modo que al menos 25.000 km de ríos se restablezcan a un estado de flujo libre para 2030.

FUENTE: EldiarioAr