La llegada de la pandemia de coronavirus al país generó un sinfín de nuevos hábitos y promovió otros como el uso de de la bicicleta como medio de transporte «seguro» que compite con autos y motos, y que en el interior y en la capital bonaerense busca instalarse como tendencia para el escenario de la nueva normalidad que se avecina.

«El uso de las bicicletas se incrementó en la mayoría de los municipios de la provincia, aunque en los más alejados del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la bicicleta era de por sí un medio de transporte cotidiano para niños y jóvenes, ahora también la usan adultos», dijo a Télam Fernando Rojas, de la Consultora Vial Safety Group.

Para Rojas, que evaluó datos arrojados de un reciente informe de gestión en seguridad vial, pese a que la mayor parte de los contagios de coronavirus se da en el AMBA, el uso de la bicicleta se incrementó también en el interior, producto de la llegada del coronavirus.

«En los distritos chicos notamos que, a los que ya usaban la bicicleta, se sumaron en los últimos meses personas adultas en el caso de esenciales o exceptuados», dijo.

Según los relevamientos, en municipios como Baradero, San Nicolás, Rivadavia o La Madrid «creció notablemente el uso de la bicicleta. No sabemos si las ventas de bicicletas aumentaron, pero sí damos cuenta que el uso se incrementó mucho en los últimos meses», dijo el consultor.

En ciudades más grandes también hubo una aumento en el uso de las bicicletas asociado a los trabajadores exceptuados que se volcaron a esta opción para ir a al trabajo, o en el caso de los esenciales, como una herramienta de traslado más segura que el transporte público para evitar contagios.

También es una alternativa, incluso para aquellos que empezaron a usar este vehículo personal para trasladarse a comercios del barrio, pese a que en las zonas de mayor densidad, por prevención, está prohibido su uso «recreativo o deportivo».

En la ciudad de La Plata, para desalentar el uso del transporte público y promover la bicicleta como medio de transporte seguro ante la pandemia, el municipio lanzó el programa «Movete en Bici» que incluye un servicio de préstamo de bicicletas para trabajadores esenciales y vecinos que tengan el permiso de circulación.

«La cantidad de inscriptos desde que comenzó la cuarentena registró un incremento que supera el 10% en comparación con los últimos días de diciembre», informaron desde la comuna.

Para que sea seguro, desde el Estado garantizan que las bicicletas sean sanitizadas antes y después de cada préstamo con una solución de 70% de alcohol y 30% de agua, en puños, frenos, manubrios, asientos y demás puntos de contacto, y le exigen a los ciclistas, el uso de tapabocas en todo momento y el permiso para circular.

«Estamos atravesando un momento histórico en el mundo que requiere contar con un Estado presente que acompañe a los vecinos en la incorporación de nuevos hábitos como el uso de la bicicleta, no sólo para prevenir contagios sino también para fortalecer el concepto de responsabilidad individual», explicó José Etchart, secretario de Espacios Públicos de La Plata, al ser consultado por Télam.

Como parte de esa campaña, además de la red de bicisendas de más de 25 kilómetros que ya tenía la capital bonaerense, durante la cuarentena se realizó la demarcación de 35 kilómetros de calles para fomentar la bicicleta como medio de transporte seguro durante la pandemia.

También, al stock de 200 bicicletas y a las estaciones vigentes en distintos puntos de la ciudad, sumarán una nueva en el Parque San Martín, que «responde al aumento en la demanda y a la importancia de fomentar el hábito en cuestión», dijeron desde el municipio.

La bicicleta no solo suma ventajas a la hora de los beneficios sanitarios, sino que además de ser un medio de transporte eficaz para evitar contagios e impedir la propagación del coronavirus, es una oportunidad para los comerciantes que buscan reinventarse en épocas de pandemia.

«En muchos municipios era una tendencia la incorporación de la bicicleta, y comenzaron a implementarse ciclovías, pero ahora también es un negocio para los comerciantes que buscan como salir adelante y que incorporaron la venta de bicicletas a lo que ya antes vendían», remarcó Rojas.

Explicó que en «hipermercados o mayoristas uno ve que en la entrada ya hay cuatro o cinco bicicletas no sólo de niños, sino también para adultos, y eso ya te habla de que en los números hay más oferta porque hay más demanda de las bicis».

La pandemia es una oportunidad para promover el uso de la bicicleta frente a los nuevos retos que dejará el escenario pos pandemia.

«A raíz de la situación actual, en la que los usuarios sufren falta de trabajo o problemas económicos necesitan un medio de transporte que sea accesible y de fácil mantenimiento», dijo Rojas, aunque advirtió que debe ser clave también «generar la infraestructura necesaria para que los usuarios puedan volcarse definitivamente a este medio de transporte».