Diversas organizaciones ambientalistas y sociales, reunidas en la recientemente creada Plataforma Socioambiental, dieron comienzo a un «panazo» nacional, consistente en cinco días de actividades en rechazo al trigo transgénico HB4, desarrollado por la empresa Bioceres y que podría comenzar a sembrarse en el país.

El evento principal está convocado para este martes 17 a las 12 en la Plaza de Mayo de la Ciudad de Buenos Aires donde se compartirán trigos agroecológicos, panes artesanales y tortas fritas. Al mismo tiempo, habrá una acción similar en la Plaza San Martín de Rosario.

El «panazo» comenzó este lunes con actividades en la localidad bonaerense de Baradero, en la Feria Mercado Raíz, donde hubo dos molinos para moler trigo agroecológico cosechado en la zona y se compartieron panificados. Hasta el viernes 20, se celebrarán actos, actividades artísticas y virtuales en Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, entre otros puntos del país.

Entre las actividades, se invita a quienes no puedan movilizarse a participar virtualmente de un «amasado virtual» subiendo un video en sus redes sociales bajo la consigna: «Yo quiero seguir amasando/comiendo mi pan sin trigo transgénico».

«En el Mes de la Pachamama: #PANAZO en rechazo al trigo transgénico HB4. ¡Con Nuestro Pan NO!», señala el comunicado de la Plataforma Socioambiental.

Según las organizaciones, «el trigo transgénico HB4 es resistente al glufosinato de amonio, un herbicida que supera en toxicidad al glifosato. Aunque la empresa Bioceres lo quiera presentar como solución a las sequías sabemos que sólo va a empeorar las condiciones de vida del pueblo y de la tierra».

«Es un exponente más de lo que representan los transgénicos: monocultivos industriales que utilizan millones de litros de agrotóxicos», añaden.

El cultivo de este tipo de trigo en Argentina depende de su aprobación en Brasil, donde a fines de junio la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio), del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones (MCTI), postergó la decisión sobre la aprobación del trigo HB4.

«Con respecto a la solicitud de liberación comercial de harina derivada de trigo modificado genéticamente HB4, se decidió solicitar información adicional a la empresa solicitante para análisis y discusiones adicionales en la Comisión», destacó en su momento la CTNBio, que reúne a científicos y especialistas en diversas áreas del conocimiento relacionadas con los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) con el fin de establecer estándares de seguridad para su comercialización.

El trigo HB4 de Bioceres ya está aprobado en Argentina -de hecho, se calcula que ya hay 25.000 hectáreas sembradas en diferentes provincias- pero su liberación total está condicionada a que se apruebe en Brasil, país que lo importaría. De concretarse ese paso, Argentina se convertiría en el primer país a nivel mundial en cultivar una variedad de trigo modificada genéticamente.

FUENTE: El Diario Ar