La Reserva Natural del Puerto es una de las visitas obligadas de marplatenses y turistas. Es el último eslabón de un sistema de lagunas y bañados costeros que antiguamente se extendía desde Punta Cantera hasta las playas de la Escollera Sur del Puerto y forma un espacio con características muy singulares al estar rodeado por un ambiente urbano.

La Reserva del Puerto, como se la denomina habitualmente, está formada por 30 hectáreas con un ecosistema que combina fauna silvestre y marina en una zona de gran actividad turística y fabril de Mar del Plata.

De depósito de descartes a Reserva natural

Tras la inauguración del actual puerto de Mar del Plata, en 1924, el sur de la obra se utilizaba como lugar de depósito de escombros y chatarra, provocando en el lugar la formación de una playa que se extendía desde el mar y hasta el acantilado en cuyo borde superior había un camino costero.

Por esos años, de acuerdo a los registros de la época, en la zona oeste comenzó un proceso de urbanización, que llevó a la impermeabilización de ciertas superficies, reduciendo la capacidad de absorción del terreno y, en paralelo, comenzó a explotarse el atractivo turístico de las playas de la zona.

Entonces, se construyeron pasos con la arena que se encontraba al costado de los mismos y las modificaciones sobre el terreno, la inclinación hacia el mar de éste y los nuevos recorridos realizados por el agua de origen pluvial produjeron la aparición de un conjunto de lagunas que se consolidaron entre los años ’40 y ’50.

Con la construcción del Complejo Balneario Punta Mogotes en los ’80, el conjunto de lagunas quedó conectado, generando un flujo de agua continuo de sur a norte.​ Fue entonces que diversas organizaciones académicas y vecinales se vieron interesados en el estudio y la conservación ambiental de estas áreas, convertidas en el hábitat de diferentes especies, principalmente de aves migratorias y residentes.

A partir de 1985, la Universidad Nacional de Mar del Plata, diversas organizaciones no gubernamentales y asociaciones vecinales, comenzaron a manifestarse a favor de la creación de una Reserva Natural en ese sector portuario marplatense. Con tal fin, en enero de 1987, se creó la Fundación Reserva Natural Puerto Mar del Plata -que funcionó hasta 2015-, a quien la Administración General de Puertos le otorgó ese mismo año la tenencia del predio. Actualmente, la Reserva se encuentra a cargo de la Dirección de Áreas Naturales Protegidas del Ministerio de Ambiente de la Provincia.

30 hectáreas para contener cinco ambientes

La reserva del puerto actúa como espacio de amortiguamiento y moderación de todas las actividades industriales, residenciales y turísticas realizadas en dichas zonas. Cuenta con la mayor biodiversidad registrada en el Partido de General Pueyrredon. Habitan en ella 172 especies de aves, diferentes especies de mamíferos, reptiles, anfibios y peces. Además posee una gran variedad de flora autóctona y exótica. Según los estudios realizados en el lugar, se logró establecer que el humedal está compuesto por cinco ambientes: paleoacantilado, laguna, pastizal, médano costero y playa que, en parte fue alterada por la acción del hombre, pero aún contiene abundante vegetación acuática, gran variedad de especies herbáceas autóctonas y exóticas y médanos móviles.