La neutralidad de carbono implica alcanzar un resultado neto de cero emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), esto es, emitir a la atmósfera la misma cantidad de gases que se absorbe por otras vías. Los países participantes del Acuerdo de París se plantean este objetivo para 2050. Por esto, coordinadores de seis programas nacionales del INTA relacionados con la ganadería y el cambio climático se reunieron en el Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido (IIACS) del INTA –ubicado en Leales, Tucumán– para analizar cuáles son las acciones y las estrategias que se deben reforzar, reorientar o cambiar para alcanzar ese propósito.

“Argentina es un país que contribuye con aproximadamente el 1 % de las emisiones de gases de efecto invernadero. Si uno lo ve desde ese contexto, no somos jugadores importantes, pero sí somos importantes en términos de una responsabilidad para la sociedad, para la humanidad, de tratar de bajar ese 1 %”, dijo Carlos Parera, director de INTA.

A partir de la adopción del Acuerdo de París, en el marco de la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP21) en 2015, los países participantes comenzaron a estudiar escenarios posibles en función del aumento de las concentraciones de GEI en la atmósfera, y el consecuente aumento en la temperatura a escala global.

Con este marco, en 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por su sigla en inglés) presentó un informe sobre los impactos esperados a raíz de un calentamiento global de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales y las sendas de emisiones correspondientes a ese aumento. Entre otras cosas, el informe advirtió que sería necesario que las emisiones netas globales de CO2 de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45 %, respecto de los niveles de 2010, y siguieran haciéndolo hasta alcanzar el “cero neto” aproximadamente en 2050.

“En esta jornada de Ganadería y Cambio Climático pusimos el foco en asumir el desafío que tiene nuestro país de alcanzar en el 2050 una producción de alimentos con carbono neutralidad”, expresó Alejandro Radrizzani, coordinador del Programa de forrajes, pasturas y pastizales del INTA, y añadió: “Para eso, analizamos proyectos en los cuales se está evaluando la emisión de gases de efecto invernadero, los proyectos en los cuales se está evaluando también la captura de carbono y analizando propuestas de mitigación y adaptación al cambio climático”.

Fuente: INTA